Implantacion de lentes intraoculares faquicos y faquicos tóricos para defectos refractivos no corregibles con laser

 

La cirugía de IMPLANTACION DE LENTES INTRAOCULARES FAQUICOS Y FAQUICOS TORICOS TIPO ARTISAN para la corrección de defectos refractivos es una cirugía que ofrece una excelente oportunidad de dejar los anteojos o los lentes de contacto a aquellos pacientes que por la magnitud del defecto refractivo o enfermedades de la córnea no pueden operarse con el Excimer laser (LASIK).


Es una cirugía que se realiza en pacientes mayores de 20 años, que tengan ojos sanos por demás.

Este grupo de pacientes incluye –entre otros- pacientesse co con:

- Miopía mayor de 8 dioptrías

- Astigmatismo mayor de 5 dioptrías

- Hipermetropía mayor de 4 dioptrías

- Córneas delgadas, que por su bajo espesor NO permiten la corrección con laser.

- Córneas con enfermedades estructurales tales como queratocono.

- Córneas con anomalías iatrogénicas tal como la ectasia (deformidad) Post-LASIK.

- Córneas con defectos refractivos altos luego de un Trasplante Corneal.


Los LENTES INTRAOCULARES FAQUICOS Y FAQUICOS TORICOS del tipo ARTISAN son unos lentes intraoculares que se colocan en el ojo, SIN sacar el cristalino del paciente (a diferencia de lo que se hace en la cirugía de cataratas): esto es importante porque los pacientes mantienen la capacidad de enfocar de cerca.

Consecuentemente, se colocan en un sitio diferente: esto es, se colocan entre el iris y la córnea , a diferencia de los lentes que se colocan en cirugía de cataratas que se colocan DETRÁS del iris.

Cuando el paciente presenta un astigmatismo preoperatorio menor de 2.5 dioptrías, se implanta un LENTE INTRAOCULAR FAQUICO de diseño esférico: esto es, tiene el mismo poder refractivo en toda su superficie.

 

 

Cuando el paciente presenta un astigmatismo preoperatorio mayor de 2.5 dioptrías, se implanta un LENTE INTRAOCULAR FAQUICO TORICO; el término TORICO significa que este lente tiene la capacidad de corregir tanto el defecto esférico como el astigmatismo. Es especialmente usado en pacientes con defectos refractivos grandes y buena visión potencial luego de trasplantes de córnea.

 

 

La cirugía se realiza en una clínica, de manera ambulatoria (no hay que dormir en la clínica), con anestesia local o general (según lo decidan el paciente y su oftalmólogo), y usualmente toma unos 40 minutos.  El ojo se deja ocluido por 24 hrs, y se destapa al día siguiente.

La mayoría de los pacientes experimenta una enorme mejoría de la visión desde el primer día postoperatorio; sin embargo es importante anotar que esta visión mejorará más con el paso de los días, y que puede incluso fluctuar un poco las primeras 3 ó 4 semanas.